Disciplina Mental

  DISCIPLINAS:D.MaterialD.EnergéticaD.MentalD.FormalPANO-DMental

(globo)





Pasos de la
Disciplina Mental

La Disciplina Mental enfatiza en los actos de conciencia y no en objetos de conciencia, aunque necesite referirse a éstos continuamente. El meditador se mueve en un clima de certidumbre y duda, de certezas y ambigüedades hasta dar con el punto experimental verdadero, es decir que si bien los pasos están claramente expresados, la experiencia de cada uno es tarea ardua y se realiza probando por una o varias vías hasta dar con precisión con el significado exacto, surgiendo la certeza y seguridad de la meditación. Interesa tener en cuenta esto porque es de la naturaleza del pensar y de la meditación esa duda y certeza alternada.

Está en la esencia de esta disciplina la búsqueda de aquella libertad

que permita al operador sustraerse de las determinaciones y de los condicionamientos de la propia conciencia, trascendiendo hacia estructuras universales.

1ª cuaterna

El aprendizaje


1. Aprender a ver. Atención a la percepción. Sólo la atención más la percepción.

2. Ver en todas las cosas los sentidos. La sensación y la cosa. Se tienen franjas de percepción sobre un objeto, lo que encadena todo conocimiento a los sentidos.

3. Ver en los sentidos la conciencia. En toda percepción se tiene una estructura que no está en los sentidos sino en la conciencia.

4. Ver en la conciencia la memoria. La conciencia organiza y reconoce gracias a la memoria.

2ª cuaterna

La determinación


5. Ver en la memoria la tendencia. Observación de la forma mental no como representación sino como acto que tiende a ligarse a un objeto de representación. Por tanto, se observa en las representaciones la tendencia.

6. Ver en la tendencia el encadenamiento. Se observa que aún prescindiendo de las representaciones, el esfuerzo por eliminarlas surge como expectativa, como instante en el que se logra o no tal estado.

7. Ver en el encadenamiento lo permanente. Se observa que no obstante las variaciones de las expectativas, de las “resistencias”, de los instantes de conciencia, lo permanente es el encadenamiento.

8. Ver lo permanente en uno y todo. Se observa que la diversidad de los fenómenos es aparente y que todo fenómeno es en sí, encadenamiento. Vale para la conciencia en sí como para la cosa en sí y por tanto la conciencia y las cosas se identifican en sí y no en cuanto fenómeno.

3ª cuaterna

La libertad


9. Ver la forma permanente en acción. Se observa que la forma permanente aparece aún en la diversidad de los fenómenos, sean subjetivos u objetivos.

10. Ver lo que no es movimiento- forma. Puede intuírse un ámbito ajeno a la forma y al movimiento- forma que no surge como la “nada”, sino como “aquello que no es movimiento- forma” Este “no es movimiento- forma”, no depende del encadenamiento.

11. Ver lo que es y lo que no es como lo mismo. Se observa al movimiento– forma y a lo que no es movimiento- forma como lo que es.

12. Ver en uno y en todo lo mismo. Se observa que el “mundo” y por consiguiente uno mismo y cada cosa son en la raíz e independientemente de los fenómenos que se perciben, lo mismo.

 

 

Distinguimos tres tipos de meditación:
a. La meditación natural: el pensamiento como un reflejo frente a los estímulos. Es más una actividad natural de la conciencia.   
b. La meditación simple: la actitud del pensar va más allá de un reflejo y la mente profundiza buscando la raíz de incógnitas o intereses.   
c. Esa actitud inquisitiva y buceadora es un puente a la Disciplina Mental, el tercer tipo de meditación.

[google8d0354bd5215f3d0.html]